Mejores Poemas de la Naturaleza

¿Qué es la naturaleza? Según los filósofos, cuando hablamos de la naturaleza, nos referimos a todo el Universo y lo que lo compone. La naturaleza es el Universo en su totalidad y nosotros mismos también somos parte de ella, así que el Universo y nosotros en cierta forma formamos un solo sistema, ese que llamamos naturaleza.

Sin embargo, cuando pensamos en la naturaleza, a nuestra cabeza vienen imágenes de paisajes vírgenes como montañas, bosques, ríos, lagos… Además, pensamos en la fauna y flora que tanto caracteriza nuestro mundo.

Si te fascina la naturaleza y todo lo que tenga que ver con los animales y las plantas, estamos seguros de que disfrutarás de varios poemas dedicados a la madre tierra y a la belleza a la que todos los días despertamos y que rodea nuestras urbes y megalópolis en todo el mundo. Por eso, te recomendamos que leas los mejores poemas de la naturaleza, los cuales hemos compilado aquí para ti:

Poemas cortos de la naturaleza

Si te gusta la poesía, pero quieres leer algo que sea corto y aún así de calidad, pues te recomendamos que le eches un vistazo a los mejores poemas cortos de la naturaleza que hemos recopilado para ti. Estos poemas son ideales para pasar el rato si quieres algo corto para pensar durante una pequeña hora de descanso:


“Meciéndose suavemente

las hojas cayendo van…

se detienen un instante

y siguen cayendo más.

ssss…ssss…ssss…

Dice el viento entre las ramas

ssss…ssss…ssss…

¡el otoño vino ya!

Las hojas hacen la ronda

y se ponen a jugar.”


“Relámpagos,  y  truenos

rayos y lluvia, caen del cielo,

y cubren  cerros  y valles,

dando  nueva  vida  a  la

naturaleza,  y  a  la fauna

y  flora  de todo  el valle.”


¿Se acerca el cumpleaños de alguien y no sabes qué dedicarle para hacerlo sentir especial? Aprovecha los mejores poemas de cumpleaños que hay en internet.

Poemas largos de la naturaleza

¿Buscas poemas largos para disfrutar en tu tiempo libre? ¡Llegaste entonces al lugar correcto! Lee los mejores poemas largos que tenemos a tu disposición justo aquí:


“Naturaleza mía, la que fuera

Como pesada abeja en primavera,

Ociosa y hecha para siestas de oro,

Voraz, aletargable, mudadera.

Bajo las tardes cálidas, dormida

De amor, ya el nuevo amor te daba brida,

Y tú arrastrabas un pesado cuerpo,

Pesado por el zumo de la vida.

¿Qué hice de tí? Para enfrentar tus males

Sobre tus formas apreté sayales,

Y en flagelarte puse empeño tanto

Que hoy filosofas junto a los rosales.

Disminuida, atáxica, robada,

En tu pura pureza violada,

Miras te baten palmas los sensatos

Con tu ya blanca y última mirada.”


“El sol y la luna

hablan de la Tierra,

la ven muy cansada

y parece enferma.

Su cielo está gris,

no es azul, ni claro,

su mar está sucio

y los peces pálidos.

Los ríos sin agua,

los campos muy secos

y se talan árboles

en pos del progreso.

Los osos no hibernan,

las aves no emigran,

bla, bla, bla, siguen

mientras que la miran.

Muy callado un niño

los escucha hablar,

no sabía nada,

¡él quiere ayudar!

Promete a los astros

cuidar de la Tierra,

ahorrar, reciclar,

siempre protegerla.”


“LA tierra verde se ha entregado

a todo lo amarillo, oro, cosechas,

terrones, hojas, grano,

pero cuando el otoño se levanta

con su estandarte extenso

eres tú la que veo,

es para mi tu cabellera

la que reparte las espigas.

Veo los monumentos

de antigua piedra rota,

pero si toco

la cicatriz de piedra

tu cuerpo me responde,

mis dedos reconocen

de pronto, estremecidos,

tu caliente dulzura.

Entre los héroes paso

recién condecorados

por la tierra y la pólvora

y detrás de ellos, muda,

con tus pequenos pasos,

eres o no eres?

Ayer, cuando sacaron

de raíz, para verlo,

el viejo árbol enano,

te vi salir mirándorne

desde las torturadas

y sedientas raíces.

Y cuando viene el sueño

a extenderme y llevarme

a mi propio silencio

hay un gran viento blanco

que derriba mi sueño

y caen de él las hojas,

caen como cuchillos

sobre mí desangrándome.

Y cada herida tiene

la forma de tu boca.”


Poemas bonitos de la naturaleza

La poesía es un arte maravilloso que permite hablar de cualquier cosa. Aquí hemos recopilado los mejores poemas bonitos de la naturaleza, los cuales no solo hablan de nuestro planeta y de la vida, sino también de lo hermosas que son todas estas cosas. Disfrútalos y reflexiona sobra las palabras de sus apasionados autores:


“Es porque un pajarito de la montaña ha hecho,

en el hueco de un árbol, su nido matinal,

que el árbol amanece con música en el pecho,

como que si tuviera corazón musical.

Si el dulce pajarito por entre el hueco asoma,

para beber rocío, para beber aroma,

el árbol de la sierra me da la sensación

de que se le ha salido, cantando, el corazón.”


“Te veo desde la casa,

verde, amarillo, frondoso,

te veo y ando deseoso

de tu fruto entre la brasa.

Y es que, con manteca o grasa,

sea mazorca, choclo o maíz

—cualquier nombre—, es tu matiz,

tu sabor particular,

¿cómo no te voy a amar

dese el copo a la raíz?

¿Cuántos pueblos se alimentan

gracias a tu noble fruto?,

tu poder no lo discuto,

todos bien de ti comentan.

Los terrenos bien se ambientan

al tenerte a ti sembrado,

se hace fácil el arado,

eres noble, oh, maizal,

del mundo eres la sal,

su corazón encantado.”


“En los árboles del huerto hay un ruiseñor: Canta de noche y de día canta a la luna y al sol. Ronco de cantar al huerto vendrá la niña y una rosa cortará. Entre las negras encinas hay una fuente de piedra y un cantarillo de barro que nunca se llena. Por el encinar con la luna blanca ella volverá.”

– Machado


Poemas originales de la naturaleza

En este artículo nos hemos tomado el tiempo para buscar los artículos más originales y creativos por diversos autores tanto anónimos como famosos, de tal manera que puedas disfrutar de sus emociones y su amor por la naturaleza. Lee los mejores poemas originales de la naturaleza y compártelos con tus amistades si te gustaron:


“Bajé por espacio y aires

y más aires, descendiendo,

sin llamado y con llamada

por la fuerza del deseo,

y a más que yo caminaba

era el descender más recto

y era mi gozo más vivo

y mi adivinar más cierto,

y arribo como la flecha

éste mi segundo cuerpo

en el punto en que comienzan

Patria y Madre que me dieron.”


“El lagarto está llorando.

La lagarta está llorando.

El lagarto y la lagarta

con delantalitos blancos.

Han perdido sin querer

su anillo de desposados.

¡Ay, su anillito de plomo,

ay, su anillito plomado!

Un cielo grande y sin gente

monta en su globo a los pájaros.

El sol, capitán redondo,

lleva un chaleco de raso.

¡Miradlos qué viejos son!

¡Qué viejos son los lagartos!

¡Ay cómo lloran y lloran, ¡ay!,

¡ ay!, cómo están llorando!”


“Verdes las hojas los árboles, las flores, de muchos colores. ¡Las abejas!, que llegaron, buscando el néctar, el néctar y sus sabores. ¡Mariposas!, cuantas, multicolores, ayer eran orugas, sin alas, sin alas y, hoy son amores.

¿Qué buscan? buscan el polen, felices, muy felices, vuelan y se esconden, o más bien, se confunden con flores. Hay color, color y, felicidad, por doquiera, pues llego, la primavera.”


¿Te gustan mucho los animales y la poesía? Si así es, entonces aprovecha y échales un vistazo a los mejores poemas de animales en internet.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.