Mejores Poemas de Despedida

Cuando nos alejamos por mucho tiempo de alguien a quien queremos mucho, alguien que ha dejado una marca en nuestro corazón y pintado parte de nuestra alma con sus colores, sentimos que perdemos una parte de nuestra propia esencia; sentimos que nos desconectamos un poco de nosotros mismos. Esto nos hace sentir muchas veces mal y se vuelve complicado poder despedirse de una persona que sabemos que se separará de nosotros por un largo periodo de tiempo.

Sin embargo, eventualmente tenemos que respirar profundo, levantarnos, erguirnos y decirle a esa persona todo lo que sentimos por ella. Debemos hacerle saber que es parte de nuestro mundo y que la extrañaremos muchísimo. Algunas personas piensan que una buena forma de hacerlo es con un poema, por lo cual aquí hemos compilado los mejores poemas de despedida que hay en internet de tal forma que puedas usarlos para dedicárselos a alguien más.

Poemas cortos de despedida

¿Buscas un poema corto para poder dedicarle esa persona antes de que se vaya? No tienes que preocuparte. Aquí tenemos los mejores poemas cortos de despedida para cualquier ocasión. Estos poemas encierran en solo un par de líneas lo que necesitas hacerle saber a esa persona tan importante para ti.


“Vete y se feliz. Si me extrañas y yo te extraño quizás volveremos a estar juntos. Si por el contrario esto se trata del final, gracias por tus sonrisas, tus caricias, tus abrazos y tus besos.”


“Es difícil mantener una sonrisa en el rostro cuando tu corazón esta triste y lleno de dolor, no importa el tiempo que pase tu siempre vivirás en mis pensamientos aunque duela…”


“Mata su luz un fuego abandonado.

Sube su canto un pájaro enamorado.

Tantas criaturas ávidas en mi silencio

y esta pequeña lluvia que me acompaña.”


¿En búsqueda de un poema para acompañar un regalo para tu pareja o para alguien especial por la mañana? O ¿solo quieres decirle buenos días a alguien de una forma menos común? Aprovecha los mejores poemas de buenos días.

Poemas largos de despedida

Si te gustan los poemas largos, también puedes aprovechar los mejores poemas largos de despedida que hemos recopilado para ti en este artículo. Estos poemas largos de despedida son especiales para dedicárselos a una persona en una carta o una nota y hacerle saber lo mucho que tú la aprecias.


“Al cabo, al fin, por último,

tomo, volví y acábome y os gimo, dándoos

la llave, mi sombrero, esta cartita para todos.

Al cabo de la llave está el metal en que aprendiéramos

a desdorar el oro, y está, al fin

de mi sombrero, este pobre cerebro mal peinado,

y, último vaso de humo, en su papel dramático,

yace este sueño práctico del alma.

¡Adiós, hermanos san pedros,

heráclitos, erasmos, espinosas!

¡adiós, tristes obispos bolcheviques!

¡adiós, gobernadores en desorden!

¡adiós, vino que está en el agua como vino!

¡adiós, alcohol que está en la lluvia!

¡adiós también, me digo a mí mismo,

adios, vuelo formal de los milígramos!

¡también adiós, de modo idéntico,

frío del frío y frío del calor!

al cabo, al fin, por último, la lógica,

los linderos del fuego,

la despedida recordando aquel adiós.”


“En la soledad de estas cuatro paredes,

te digo adiós…

encerrada en mis pensamientos

me despido de los más hermoso que he vivido,

sin lucha ni un minuto más por tu amor,

sin esperar el encuentro de nuestros cuerpos en uno.

Me voy lejos, dónde no puedas hallarme.

Seré de aquí en más pedazo de leña

que no ha encendido

el fuego de tus labios,

seré nieve bajo el sol derretida

rumbo a las aguas infinitas

y me perderé por ahí.

Te observaré de lejos, y cuidaré tu alma de cerca.

Más hoy te pido amor

no me busques, porque es tarde

y se me fue la vida.”


“Entre siempre y jamás

el rumbo el mundo oscilan

y ya que amor y odio

nos vuelven categóricos

pongamos etiquetas

de rutina y tanteo

-jamás volveré a verte

-unidos para siempre

-no morirán jamás

-siempre y cuando me admitan

-jamás de los jamases

-(y hasta la fe dialéctica

de) por siempre jamás

-etcétera etcétera

de acuerdo

pero en tanto

que un siempre abre un futuro

y un jamás se hace un abismo

mi siempre puede ser

jamás de otros tantos

siempre es una meseta

con borde con final

jamás es una oscura

caverna de imposibles

y sin embargo a veces

nos ayuda un indicio

que cada siempre lleva

su hueso de jamás

que los jamases tienen

arrebatos de siempres

así

incansablemente

insobornablemente

entre siempre y jamás

fluye la vida insomne

pasan los grandes ojos

abiertos de la vida.”


Poemas románticos de despedida

Si se trata de alguien a quien amas mucho y no quieres despedirte de esa persona sin primero recordarle una vez más lo mucho que la aprecias y todo lo que la extrañarás, pues no dudes en usar uno de los mejores poemas románticos de despedida que tenemos para ti.


“Entre mi amor y yo han de levantarse

trescientas noches como trescientas paredes

y el mar será una magia entre nosotros.

No habrá sino recuerdos.

Oh tardes merecidas por la pena,

noches esperanzadas de mirarte,

campos de mi camino, firmamento

que estoy viendo y perdiendo…

Definitiva como un mármol

entristecerá tu ausencia otras tardes.”


“A veces pienso en hacerte un regalo,

No serán mas rosas,

No será una carta o un poema de amor.

Será mi despedida, aquella que tal ves deseas.

Pienso en lo bello que puede ser

Para ti un obsequio así, aunque para mi sea el fin.

Muy pronto te llegará, no desesperes,

Deja que mi corazón resigne

Y entonces, te llamaré por teléfono

Y te diré, Adiós…”


“Te digo adiós, y acaso te quiero todavía.

Quizá no he de olvidarte, pero te digo adiós.

No sé si me quisiste… No sé si te quería…

O tal vez nos quisimos demasiado los dos

Este cariño triste, y apasionado, y loco,

me lo sembré en el alma para quererte a ti.

No sé si te amé mucho… no sé si te amé poco;

pero sí sé que nunca volveré a amar así.

Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo,

y el corazón me dice que no te olvidaré;

pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo,

tal vez empiezo a amarte como jamás te amé.

Te digo adiós, y acaso, con esta despedida,

mi más hermoso sueño muere dentro de mí…

Pero te digo adiós, para toda la vida,

aunque toda la vida siga pensando en ti.”


¿Necesitas algún poema de amor para dedicarle a esa persona que tanto te gusta? Utiliza entonces los mejores poemas de amor que tenemos listos para ti.

Poemas de despedida de un amor

Si quieres despedirte de esa persona, pero aún no sabes qué poema utilizar, prueba con alguno de los mejores poemas originales de despedida que tenemos aquí especialmente para este tipo de ocasiones. Despídete de esa persona haciéndole saber todo lo que la quieres y todo lo que la vas a extrañar.


“Último año en que juntos estamos,

y me visita de pronto la melancolía,

porque no podré verlos día a día,

ni reírme con ustedes como hasta ahora,

y me visita también la nostalgia,

porque me harán falta,

desde sus más locas ocurrencias,

hasta esa palabra de apoyo que me daban,

desde aquellos comentarios indiscretos,

hasta el consuelo que regalan cuando hay lágrimas,

desde verlos cada mañana,

hasta llegarlos a extrañar el fin de semana.

Y me visita además la tristeza,

tristeza por terminar estos alegres días,

tres años en los que he aprendido

a valorarlos y hacerlos mis amigos.

Porque más allá de las peleas o disgustos,

más allá de los golpes que se dan con las palabras,

esos que llegan directamente al alma,

logramos formas un grupo muy unido,

para mí muy querido.

A vos compañero, te llamo amigo,

porque con vos he conocido

que no hay nada mejor que contar con alguien,

y quiero decirte que vos podes contar conmigo.

A vos compañera, te llamo amiga,

porque con vos estoy convencida

que hay otras hermanas que la vida te regala,

que no viven en casa, pero viven acá en mi corazón.

A ustedes, mis cómplices, mis amigos,

quiero dedicarles éstas palabras,

que escritas están en mi alma,

como su nombre escrito está en mi corazón.”


“Te digo adiós, y acaso te quiero todavía.

Quizás no he de olvidarte, pero te digo adiós. 1

No sé si me quisiste… No sé si te quería…

O tal vez nos quisimos demasiado los dos.

Este cariño triste, y apasionado, y loco,

me lo sembré en el alma para quererte a ti.

No sé si te amé mucho… no sé si te amé poco;

pero sí sé que nunca volveré a amar así.

Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo, 2

y el corazón me dice que no te olvidaré;

pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo,

tal vez empiezo a amarte como jamás te amé. 3

Te digo adiós, y acaso, con esta despedida,

mi más hermoso sueño muere dentro de mí…

Pero te digo adiós, para toda la vida,

aunque toda la vida siga pensando en ti.”


“Esta noche quiero hablarte de este amor que me agobia el corazón y a mi espíritu vuelve frágil.  En mi mente; ahí, en el centro de mi cabeza, brillan los recuerdos tuyos. Toda tú, entera, amada e imperfecta.  Es toda tu imperfección la cautivadora sensación que me doblega los sentidos.

Voluble y malsana, pero bella y única.

Y, mientras estoy aquí, escribiéndote estos versos… Tú lloras, enojada y triste, por lo que fue, por lo que se perdió.  Y reflexivo, meditabundo, abnegado busco la manera de soltarte, de olvidarte… de no quererte tanto… de borrarte.

Y entre llanto me pregunto, ¿cómo es que llegué a adorarte tanto?

Y un nudo se aferra a mi garganta… arde en mi pecho. Tú, encerrada en tu mundo, ni siquiera te das por enterada; ignoras lo que siento.

¡Qué tristeza tan profunda!

¡Qué lamento tan hiriente!

Te tuve como a ninguna y te perdí por bien quererte. Y con este mar de llanto nacido de tu inconsciencia, busco frenéticamente a Dios, esperando Su respuesta a este furtivo amor que me molesta.

Noches en las que te creí mía… Momentos de inquieta algarabía; ahora sólo son recuerdos y memorias tristes de ese algo que fue… y que perdiste.

Y a sabiendas que nunca te tuve, [porque ni aún teniéndote fuiste mía] te escribiré versos, te haré poesía, mi amada princesa de melancolía.

En la lejanía gritaré tu nombre y, con las sílabas de tu apellido, dibujaré estrellas en mi camino, porque tú eres el cielo, la luna y los miles de silencios que habrán entre nosotros.

Mi esencia se queda contigo, para siempre.”


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.