Mejores Poemas de Desamor

¿Qué piensas tú del desamor? Muchos creen que es de las peores cosas que le puede llegar a pasar a un ser humano, y es increíble cómo solemos ser tan propensos a caer en él cada vez que no escogemos a la persona indicada. Algunos piensan que la parte más difícil del desamor no es superar a esa persona, sino aceptar que tienen que superarla; aceptar el hecho de que una vez más fracasaron. Pero no podemos sino aceptar nuestras experiencias y aprender de ellas para madurar y ser más sabios al buscar una pareja en el futuro.

Los artistas ayudan a desahogarse de estas emociones turbias a través de su arte, tal y como con: la música, la pintura y la poesía. Por eso, en este artículo, compilamos los mejores poemas de desamor que puedes conseguir en la web para publicarlos en tus redes sociales o dedicárselos a alguien.

Poemas cortos de desamor

¿Te gustan los poemas cortos? A veces no hay que hablar mucho para dar a entender nuestros sentimientos; de hecho, muchas veces un solo gesto es suficiente. Por eso, si lo que buscas es expresar lo que sientes con pocas palabras, te recomendamos los mejores poemas cortos de desamor que puedes conseguir en internet justo aquí.


“Entre mi amor y yo han de levantarse

trescientas noches como trescientas paredes

y el mar será una magia entre nosotros.

No habrá sino recuerdos.

Oh tarde merecidas por la pena,

noches esperanzadas de mirarte,

campos de mi camino, firmamento

que estoy viendo y perdiendo…

Definitiva como un mármol

entristecerá tu ausencia otras tardes.”

– Borges


“Ahora que no estás

el dolor deja paso a una antigua tristeza,

va cayendo la noche,

nadie llama a mi puerta,

y me duerme el silencio como una madre buena.”

– Sabina


“Asomaba a sus ojos una lágrima

y a mis labios una frase de perdón…

habló el orgullo y se enjugó su llanto,

y la frase en mis labios expiró.

Yo voy por un camino, ella por otro;

pero al pensar en nuestro mutuo amor,

yo digo aún: «¿Por que callé aquél día?»

y ella dirá. «¿Por qué no lloré yo?»

– Bécquer


¿Quieres regalarle a alguien un detalle especial al despertar? No dudes en acompañar ese regalo con un poema: utiliza los mejores poemas de buenos días.

Poemas de desamor con autor

Estos son una serie de los mejores poemas de desamor con autor.Escritos por grandes poetas, estos poemas desbordan de las emociones que los agitaron al momento de poner en escrito aquellas palabras. Estas rimas derraman las lágrimas que muchas veces no podemos sacar y nos ayudan a apreciar que incluso de las peores emociones podemos conseguir inspiración para algo hermoso.


“Olvido

Se me olvidó tu nombre,

no recuerdo

si te llamabas luz o enredadera,

pero sé que eras agua

porque mis manos tiemblan cuando llueve.

Se me olvidó tu rostro, tu pestaña

y tu piel por mi boca transitada

cuando caímos bajo los cipreses

vencidos por el viento,

pero sé que eras Luna

porque cuando la noche se aproxima

se me rompen los ojos

de tanto querer verte en la ventana.

Se me olvidó tu voz, y tu palabra,

pero sé que eras música

porque cuando las horas se disuelven

entre los manantiales de sangre

mi corazón te canta.”

– Medellín


“A fugitivas sombras doy abrazos,

en los sueños se cansa el alma mía;

paso luchando a solas noche y día,

con un trasgo que traigo entre mis brazos.

Cuando le quiero más ceñir con lazos,

y viendo mi sudor se me desvía,

vuelvo con nueva fuerza a mi porfía,

y temas con amor me hacen pedazos.

Voy me a vengar en una imagen vana,

que no se aparta de los ojos míos;

búrlame, y de burlarme corre ufana.

Empiézola a seguir, fáltanme bríos,

y como de alcanzarla tengo gana,

hago correr tras ella el llanto en ríos.”

– De Quevedo


“Cuando mi error y tu vileza veo,

contemplo, Silvio, de mi amor errado,

cuán grave es la malicia del pecado,

cuán violenta la fuerza de un deseo. A mi misma memoria apenas creo

que pudiese caber en mi cuidado

la última línea de lo despreciado,

el término final de un mal empleo. Yo bien quisiera, cuando llego a verte,

viendo mi infame amor poder negarlo;

mas luego la razón justa me advierte que sólo me remedia en publicarlo;

porque del gran delito de quererte

sólo es bastante pena confesarlo.”

– De la Cruz


¿Se acerca un día especial para tu pareja y para ti y quieres recordarle que lo amas de una forma romántica? Prueba utilizando alguno de los mejores poemas para mi novio.

Poemas originales de desamor

Los siguientes poemas son obras muy originales y creativas de diferentes autores de internet, los cuales también palpitan con sentimiento e ilustran las emociones de sus autores tal cual pintor con su pincel y su paleta bañada de pinturas. Si quieres dedicarle un poema a alguien, puedes utilizar los mejores poemas originales de desamor aquí usarlos de inspiración para intentar poner a prueba tu propia imaginación.


“Tengo una soledad

tan concurrida

tan llena de nostalgias

y de rostros de vos

de adioses hace tiempo

y besos bienvenidos

de primeras de cambio

y de último vagón.

Tengo una soledad

tan concurrida

que puedo organizarla

como una procesión

por colores

tamaños

y promesas

por época

por tacto

y por sabor.

Sin temblor de más

me abrazo a tus ausencias

que asisten y me asisten

con mi rostro de vos.

Estoy lleno de sombras

de noches y deseos

de risas y de alguna

maldición.

Mis huéspedes concurren

concurren como sueños

con sus rencores nuevos

su falta de candor

yo les pongo una escoba

tras la puerta

porque quiero estar solo

con mi rostro de vos.

Pero el rostro de vos

mira a otra parte

con sus ojos de amor

que ya no aman

como víveres

que buscan su hambre

miran y miran

y apagan mi jornada.

Las paredes se van

queda la noche

las nostalgias se van

no queda nada.

Ya mi rostro de vos

cierra los ojos

y es una soledad

tan desolada.”

– Benedetti


“Ven; yo vivo de tu dibujo

y de tu perfumada melodía,

soñé en la estrella a que con un canto se podría llegar

te vi aparecer y no pude asirte, a turbadora distancia

te llevaba el canto

y era mucha lejanía y poco tu aliento para alcanzar

a tiempo un fulgor de mi corazón

el que ahora estalla ahogado por alguna lluvia compasiva.

Ven, sin embargo; deja que mi mano imprima

inolvidable fuerza a tu olvido,

acércate a mirar mi sombra en la pared,

ven una vez; quiero cumplir mis deseos de adiós.”

– Sáenz


“Tristeza de amor que siento,

que acompañan duros días,

que me amargan la existencia,

que reabren mis heridas.

De amores no vive el hombre,

tampoco llorando vive,

las tristezas son ausencias,

son amargos los sentires.”

– Neruda


Poemas largos de desamor

Aquí puedes conseguir, además, los mejores poemas largos de desamor para dedicárselos a una persona o para publicarlos en tus redes sociales.


“Habré de levantar la vasta vida

que aún ahora es tu espejo:

cada mañana habré de reconstruirla.

Desde que te alejaste,

cuántos lugares se han tornado vanos

y sin sentido, iguales

a luces en el día.

Tardes que fueron nicho de tu imagen,

músicas en que siempre me aguardabas,

palabras de aquel tiempo,

yo tendré que quebrarlas con mis manos.

¿En qué hondonada esconderé mi alma

para que no vea tu ausencia

que como un Sol terrible, sin ocaso,

brilla definitiva y despiadada?

Tu ausencia me rodea

como la cuerda a la garganta,

el mar al que se hunde.”

– Borges


“Dame, llama invisible, espada fría,

tu persistente cólera,

para acabar con todo,

oh mundo seco,

oh mundo desangrado,

para acabar con todo.

Arde, sombrío, arde sin llamas,

apagado y ardiente,

ceniza y piedra viva,

desierto sin orillas.

Arde en el vasto cielo, laja y nube,

bajo la ciega luz que se desploma

entre estériles peñas.

Arde en la soledad que nos deshace,

tierra de piedra ardiente,

de raíces heladas y sedientas.

Arde, furor oculto,

ceniza que enloquece,

arde invisible, arde

como el mar impotente engendra nubes,

olas como el rencor y espumas pétreas.

Entre mis huesos delirantes, arde;

arde dentro del aire hueco,

horno invisible y puro;

arde como arde el tiempo,

como camina el tiempo entre la muerte,

con sus mismas pisadas y su aliento;

arde como la soledad que te devora,

arde en ti mismo, ardor sin llama,

soledad sin imagen, sed sin labios.

Para acabar con todo,

oh mundo seco,

para acabar con todo”

– Paz


“Ella amará a otro hombre.

Yo voy lejos, andando hacia el olvido.

Y puede suceder que alguien me nombre,

pero ella fingirá no haber oído.

Ella amará a otro hombre:

el tiempo pasa y el amor finaliza,

y es natural que lo que fue una brasa

acabe convirtiéndose en ceniza.

Aunque nadie lo quiera,

envejecen las vidas y las cosas,

y es natural también que en primavera

los rosales den rosas.

Es natural. Por eso,

ella amará a otro hombre, y está bien.

No sé si ya olvidó mi último beso,

ni me importa con quién.

Pero quizás, un día,

oyendo una canción,

sentirá que esa vieja melodía

le cambia el ritmo de su corazón.

O será algún vestido

que yo le conocí,

o el olor del jardín cuando ha llovido,

pero algún día ha de pensar en mí.

O puede ser un gesto,

un modo de mirar,

o ciertas calles, o un botón mal puesto,

o una hoja seca que voló al azar.

Y de alguna manera

tendrá que recordarme, sin querer,

escuchando unos pasos en la acera

como los míos al atardecer.

Será en algún momento,

no importa cuándo o dónde, aquí o allá,

porque el amor, por parecerse al viento,

parece que se ha ido y no se va.

Y si en ese momento ella suspira

y él pregunta por qué,

le tendrá que inventar una mentira

para que nunca sepa por qué fue.

Y él no verá esa huella,

eso tan mío en lo que ya perdí;

y, aunque la pueda amar más que yo a ella,

ella no podrá amarlo más que a mí..!”

– Buesa


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.